¡¡Hoy hemos ido de visita a un coworking!!

Sí sí, hoy hemos tenido una excursión con la clase, en este día maravilloso (nótese la ironía) nos hemos ido hasta la playa de Castelldefels.

Allí está ubicado el local al que nos dirigíamos: The Beach Factory, un coworking montado por María Sánchez, una periodista que harta de trabajar en casa decidió abrir su propio local para dedicarlo a gente que también quisiera compartir su tiempo con otros trabajadores.

Un coworking es un espacio que el propietario habilita para que autónomos, pequeñas empresas, estudiantes, etc. puedan dirigirse a trabajar y que puedes alquilar por horas, dias, semanas y meses.

Sigue leyendo y te daré los detalles de este encantador local

Éste está situado a dos calles de la playa, María había visto los muy solicitados coworkings del centro de Barcelona y quiso que el suyo fuese un sitio fresco y cómodo. Me ha encantado la decoración porque tiene estilo playero y vintage, con colores muy suaves que hacen que te sientas relajado y que no agobian.

En cuanto entras, la primera sala está rodeada de un banco de madera con cojines y con un par de mesas donde nos ha dicho que a veces empresas alquilan unas horas para “hacer un día de trabajo diferente” con sus empleados y María les organiza alguna actividad en la playa o algún curso allí mismo.

Una cocina americana situada en la misma sala, con una decoración que nos ha encantado a la que cada uno aporta alguna cosa que falte.

Cuando te adentras en un pasillo para pasar a la sala común te encuentras con una mini oficina y luego el corazón del local: una sala con pequeños sofás para relajarte, con un escritorio y una pizarra para organizar los cursos o actividades de la semana, dos grandes escritorios para sentarte a trabajar y un par de despachos cerrados para quien necesite intimidad.

Todo ello habilitado con enchufes, wi-fi, impresora, taquillas, lavabo e incluso ¡una ducha!

María nos ha dicho que a esa hora no estaban en pleno apogeo, pero habían unas 20 personas trabajando y dos de ellas nos han dado una pequeña charla de cómo acabaron ahí: dos mujeres que estaban agobiadas de trabajar en casa, ver siempre el mismo lugar y no interactuar con nadie les llevó a hacer su trabajo desde el coworking de María.

La gente que es habitual de este servicio y alquilan por meses, tienen llaves para poder ir los días y a la hora que necesiten y no depender de María.

Nos ha contado que hay bastantes extranjeros habituales trabajando y eso hace que no todos ellos coman a la misma hora, pero María propuso que cada Jueves se organizaran para comer juntos y así comentar los proyectos en los que están trabajando, ya que como todos tocan diferentes áreas del mundo laboral (diseñadores graficos, diseñadores de interiores, organizadoras de eventos, programadores, asesores financieros, etc.) se ayudan entre ellos.

Ésta puede ser la idea que me ha cautivado del sitio: sentirse en familia, en confianza con la gente con la que compartes el lugar me parece una bonita manera de trabajar, ésa otra gente puede aportarte ideas frescas, puede ayudarte en algún aspecto que no dominas, hacer colaboraciones y puede ponerte en contacto con gente que te interese, también practicar y ayudarte con los idiomas si como en este caso hay extranjeros. Así es cómo María está creando su pequeña comunidad de coworkers y a mí me ha encantado.

En definitiva, si eres autónomo y trabajas desde casa, mi consejo es que busques un coworking porque en mi opinión es más económico y si conectas con la otra gente será una gran experiencia.

Y hemos vuelto a casa ¡empapados de agua! pero con una nueva visión de lo que puede ser nuestro entorno en el mundo laboral para nosotros como asesores.

Os adjunto su página web, que seguro que os encantará como a nosotras http://tbfcoworking.com/

This slideshow requires JavaScript.

– by nana.

Advertisements